lunes, 14 de mayo de 2012

10 cosas a saber del sistema económico y financiero y que no oirás en las noticias, ni en la Universidad.

Telaraña de la Deudade Ellen Hodgson Brown, es un libro que habla de la naturaleza, de la historia del dinero y de las misteriosas cualidades del sistema económico y financiero en el que hemos vivido hasta ahora. El libro contiene tantas explicaciones, citas y enseñanzas en lenguaje claro y llano sobre este tema que lo recomiendo de verdad para quien esté contemplando la posibilidad de fomentar o iniciar la creación de un sistema alternativo de “dinero” al existente o una forma de intercambio de bienes y servicios en su comunidad.
Confirma las peores sospechas de lo que es el sistema económico-financiero en realidad (¿Un Toco mocho? ¿Una pirámide Ponzi? ¿un juego de correr alrededor de unas pocas sillas?) y explica claramente cómo se produce diariamente el mayor fraude de la historia de la humanidad y cómo pasó el control de la creación del dinero de manos de los gobiernos y reinos a los bancos privados y bancos centrales, que son comités de grandes bancos privados.
Deja claras algunas cosas que pueden parecer increíbles para el común de los mortales. Estas son algunas de esas revelaciones:

1. El dinero que daban los bancos cuando prestaban (al gobierno o a las empresas y particulares) no estaba en sus reservas. Tampoco les llegaba a ellos por la vía de otros depositarios, sino que lo creaban al instante por medio de un registro contable, una entrada para ese préstamo con dinero que básicamente acaban de crear de la nada.
2. Básicamente lo que los bancos han hecho es convertir la deuda en dinero, de forma que podemos llamarlo “dinero-deuda”. El convertir títulos del Tesoro (o deuda) en “dinero” (billetes) se llama “monetizar” la deuda. El gobierno le debe entregar los títulos de deuda a los bancos centrales mediante la gestión de comisionistas, aunque el mérito de éstos no sea otra cosa que entregar papel impreso a cambio de ello. Esa transacción se fija con unos intereses que el país tendrá que pagar a partir de cierto plazo. Es en esos intereses en los que se invierte la mayor parte de los recursos económicos de los países en crisis. Es una rueda, pues para pagar la gestión de lo publico se hace con nueva deuda, en donde solo pagan, en plazos cortos, los intereses a la entidad que presta. O sea que en cada remesa de deuda, lo primero que se paga son los intereses que cumplen su plazo.
3Las enormes sumas de deuda de todos los países no serán jamás pagadas, ni nunca son pagadas. Los gobiernos únicamente pagan los intereses. El dinero que crean los bancos es dinero deuda porque aunque ellos crean el dinero que prestan, no crean los intereses necesarios para pagar la deuda por lo tanto no hay suficiente dinero en el sistema completo para repagar todas las deudas. El sistema está pensado para que exista deuda necesariamente. En los años 80, las autoridades declararon abiertamente que “los déficits no importan” y simplemente, entonces y ahora, dejan crecer la deuda. Nadie espera que la deuda sea pagada, porque NO PUEDE ser pagada.
4. El capital nunca se paga y, de hecho, crece de año en año para todos los países. La pregunta del millón es ¿si todos los países deben dinero? ¿a quién se lo deben?. La respuesta es sencilla: gracias al fraude financiero, a los bancos centrales y al sistema bancario en su conjunto pues ellos tienen el control sobre la emisión del dinero. En este campo no hay Democracia Económica “El dinero manda”.
5. Hasta ahora nos han hecho creer que la inflacción es una manera de solucionar las crisis periódicas del sistema capitalista. Ya no es verdad, el dinero acumulado de forma especulativa, la burbuja, ha enriquecido a unos pocos y estos no quieren que se devalué su dinero. Hoy en día, las entidades bancarias tienen mucho interés en que nadie devalué sus beneficios especulativos. Para ello tienen que exprimir al máximo a la ciudadanía para llenar la burbuja. La políticos liberales que aceptan las normas que se dictan desde el FMI y los bancos centrales se van a encargar de llenarles la “burbuja especulativa” dejando a los culpables de esta crisis, sin castigo y con sus arcas llenas y saneadas, para ello están dictando leyes que se lo permita.
6. Otra máxima clásica es la de que el gobierno debe equilibrar los presupuestos a toda costa y si tiene poco dinero debe pedirlo prestado a los bancos. Aquí hay una falacia clara que consiste en que ese dinero que los bancos prestan NO EXISTE DE ANTEMANO. Por ello si la ciudadanía genera un sistema de intercambio “propio” no tendríamos que pagar ninguna deuda ni el pago de intereses. El circuito que genera un sistema de intercambio justo y equitativo, va en paralelo al intercambio de recursos y necesidades. Es la gestión de los recursos para satisfacer necesidades lo que marca el ritmo, no el dinero.
7. Democracia se entiende cuando controlas a quién emite la oferta monetaria. Hoy en día, ningún partido político, ninguna plataforma social, nadie en la sociedad reclama lo más importante para recuperar la independencia económica de una nación y de sus empresas y ciudadanos: emisión del dinero sin deuda por parte de un gobierno o instituciones públicas. Esto es gracias a que el cartel bancario ha estado empleando ingentes sumas de dinero para comprar la educación de la gente y controlarla, además de medios de comunicación, “expertos” y gurús económicos que devuelven a la gente las falacias aprendidas en las universidades creadas por los banqueros. Otro punto importante ha sido crear un lenguaje absolutamente opaco para la gran parte de la gente, una forma de ocultar un fraude y una usurpación indebida de los bienes de todo el mundo.
8. Se debería poder emitir nuestra propia moneda sin tener que pagar a los bancos los interesespor ese dinero que los bancos han creado al instante para cubrir el préstamo. La capacidad de poner en circulación “moneda” que permite los intercambios siempre ha beneficiado a la economía que ha respondido de forma extremadamente positiva a ello porque aumentar la masa monetaria permite que las infraestructuras se renueven, que se paguen salarios a empleados públicos y estimular la ecosimía.
9. Si los “gestores públicos” emitieran su propio dinero, la economía sería algo estable y no habría recesiones, ni depresiones, que son causadas por los propios bancos cuando, cada cierto tiempo, deciden aumentar o disminuir la masa monetaria, aumentando el precio de los intereses a pagar por el dinero que crean DE LA NADA, así como las condiciones para conseguirlo. El dinero ES NADA, solo un sistema de intercambio basado en la confianza mutua.
10. A lo largo de la historia se ha ido eliminando a los opositores a este global sistema de usura, estableciendo un sistema de adoctrinamiento de masas que impide que la gente entienda que la clave está en QUIEN EMITE EL DINERO y cómo funciona el sistema, que por medio de “adorar al poderoso caballero don dinero” han puesto a su servicio a periodistas, expertos en economía, medios de comunicación, contribuyendo a mantener la mentira en marcha.
Artículo publicado originalmente en la web de la OSEL el 7 de mayo de 2012.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comptador de visites al bloc: